B'
Reflexiones
Vacaciones

flores-julio

 

Llegó agosto, el verano en toda su intensidad, y para nosotros significan vacaciones. Hemos estado planeando muchísimo estas vacaciones especialmente porque este año Vic y yo celebramos nuestros 10 años de casados. ¡10 años! Recién nos casamos todo mundo nos decía “uy, qué poquito, espérense a que lleven más tiempo…” y ni cuando cumplimos 2, 4 o 5 años “contaban” mucho. Pero 10 ya suman, ¿no?

 

Queríamos, desde hace mucho, hacer algo especial para celebrarlo. Pensamos en una gran fiesta con nuestra gente querida, pero al final decidimos que lo que más nos gustaría sería un viaje solitos. Así que hablé con mi hermana para ver cuándo podía encargarse de Bernardo por varios días y agosto fue el mes indicado: las vacaciones de mis sobrinas, todos en casa en Puebla para echar montón con Bernardo mientras mamá y papá nos vamos de viaje.

 

¿Destino? París!!!! Sí, París… y Praga. Estoy muy emocionada. Conozco París pero, ¿quién puede decir en realidad que lo conoce bien?

Siempre hay tanto qué hacer en aquella ciudad, y aunque pude haber elegido otra ciudad en el mapa, otra que no conociéramos los dos, quise París porque estos últimos años me he vuelto a enamorar de aquella ciudad. La última vez que estuve por allá no me conecté tanto… la sentí “demasiado”, preferí Italia u otras ciudades más pequeñas y menos “perfectas” tal vez… Pero en estos últimos años, y con la edad tal vez, uno aprecia más el buen vivir y la sofisticación de un país tan maravilloso como Francia. Y yo que soy una enamorada de la cocina, y de los quesos, los croissants, y de la música y las películas francesas, ¡moría por regresar a París!

 

Así que estas últimas semanas fueron muy movidas para mí porque tenía que planear y dejar todo listo en el trabajo, con Bernardo (se acerca su cumpleaños y tendrá su fiesta unos días después de nuestro regreso), en mi trabajo como administradora del edificio donde vivimos, y un largo etcétera… Afortunadamente, y gracias a todas las personas que me rodean y pueden ayudarme, hoy empieza el primer día de mi viaje y dejo todo en orden. Mi Ber se queda en Puebla con la familia, fascinado con sus vacaciones, y él y yo tuvimos nuestro momentito de comunión ayer, mientras nos bañamos juntos, para decirle (como le he estado diciendo en estas últimas semanas) que aunque me voy de viaje con papá, estaré pensando siempre en él. Le había dicho que lo iba a extrañar mucho, a lo que siempre me contestaba con otra idea como “vamos a jugar” o “ahí está mi carito” (“carrito”)… pero los niños sí son esponjas y sí ponen atención aunque parezca lo contrario, así que ayer en el baño me vio, me abrazó y sin que yo le dijera nada sobre el tema, de él salió decirme “mami, nos vamos a extrañar” y me besó muuuuuuy grande en la boca. ¡Claro que voy a extrañarlo! Mucho. Nunca hemos estado separados tanto tiempo… pero igual Vic y yo queremos estar juntos, solitos, reencontrar a esos dos recién casados, jaja, y bueno, no nos caerá nada mal este viaje, ¡seguro!

 

Gracias por leerme y seguir aquí. Es probable que no pueda postear mucho en los próximos días, pero no dejes de regresar a mediados de agosto, tengo muchas recetas nuevas que compartir solo que no tuve tiempo de subirlas al blog. Les prometo que al regreso de las vacaciones habrá una sección nueva que estoy “cocinando” y en cuando a las recetas, tengo unas delicias para compartirte… además de que por supuesto tendré que traer un poco, o mucho, de Francia a este blog porque si hay alguien que sabe de la buena vida, del joie de vivre, son los parisinos!!!

 

Bonjour!

 

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Tambien te pueden interesar...