B'
Reflexiones
Una leve melancolía…

post-blog-estudio

 

¿Te ha pasado que tomas una decisión que te suena correcta y aún así sientes nostalgia o tristeza por lo que esta decisión implica? Hoy toca despedirme de mi estudio, el primer estudio de escritora que tuve. No me gustan las despedidas… no quiero decir “adiós”!!!

Este lugar significó mucho para mí: ¡aquí nació mi primer libro! Este espacio me empoderó y me ayudó a “creérmela” como escritora, pero he decidido moverme a otro sitio por muchas buenas razones. Estoy convencida del cambio. Ahora trasladaré mi estudio a mi casa de infancia, a casa de mi mamá. Al principio no me parecía tan buena idea (“me va a estar interrumpiendo, me va a pedir mil favores todo el tiempo” – pensaba), pero esta vuelta a casa me entusiasma en otros sentidos pues las memorias y la sensación de seguridad que mi casa me ofrece me alimentarán de nuevas ideas para seguir escribiendo (además de que debo reconocer que mi mamá es muy, muy prudente).

 

post-blog-esc

 

Empecé a remodelar el cuarto que ocuparé ahora. Estamos resanando paredes, pintando, quitamos un clóset viejo y voy a elegir un nuevo tapiz. ¡Estoy emocionada! Ya les mostraré cómo queda, “el antes y el después” tan divertido… Confío en que tendré la mayor independencia posible (aunque no hay manera de evadir que estaré en casa de mi madre, y punto). Creo que la Cynthia que “vuelve” a casa es distinta, más madura y paciente, y eso me ayudará mucho para entrar y salir a mis anchas, sin culpas ni remordimientos. Mi relación con mi mamá es buena pero ustedes ya saben cómo son las mamás… y esa sensación de independencia y aislamiento absoluto que tenía en mi estudio es sin duda algo de lo que más voy a extrañar… bueno, y la vista de mi ventana. Estos árboles hermosos, tan altos y frondosos, por los que se cuela siempre la luz del sol y que tanto me inspiraban. Lo verde en la ciudad… creo que eso es lo que verdaderamente pagaba: pagaba por mirar a la naturaleza a través de mi ventana, por el aislamiento y el silencio total de este sitio que era para mí un lugar sagrado.

 

“La melancolía es la dicha de estar triste” – Victor Hugo

 

Aunque vaciar este sitio me provoca una cierta tristeza, también voy comprendiendo que la idea de “mi estudio” es más un estado emocional y mental que un lugar específico de cuatro paredes, como cuando decimos que “nuestra casa” está donde están nuestros seres queridos. De igual manera, tengo la impresión de que, después de todo, me estoy llevando mi estudio conmigo –y todo lo que éste significa para mí como escritora– trasladándolo a unas paredes nuevas (y sin moho), a un lugar más amplio donde el mismo escritorio, la misma silla, y sobre todo la misma sensación de independencia y de confianza en mí misma me acompañarán. El escritor es escritor a donde vaya, ¿cierto?

 

la-foto-final

 

Después de un par de lagrimitas y de varias fotos, estoy lista para decir “adiós” a estas cuatro paredes y emocionada por ir a ver cómo va quedando todo allá, en mi nuevo sitio…

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Tambien te pueden interesar...