B'
RecetasCocina
Mini albóndigas de pavo con pasta

¡Me encanta esta receta! Los ingredientes (sí, son muchos pero seguro tienes la mayoría) no son los típicos que le echas a las albóndigas (pan molido, leche, huevo y ya…). Verás que la receta incluye varios “toques secretos” que hacen de estas albóndigas unas deliciosas bolitas de carne suaves, húmedas y con un sabor muy “gourmetsoso”…

Estas albóndigas con pasta son fáciles y rápidas, y puedes congelar la carne con la salsa de tomate sin problema, por lo que si haces porciones de más, podrás guardarlas en el congelador y tenerlas listas para una comida rápida. A mi hijo le encantaron solitas y con la pasta también, y mi esposo me repitió varias veces que estaban muy ricas, jajaja, ¡prueba superada! Así que pon manos a la obra; prueba hacerlas y dime si no te parecen deliciosas. Tip: puedes usar carne molida de pavo o de pollo o res. ¡Your choice!

Print Recipe
Mini albóndigas de pavo con pasta
Servings
Ingredients
para 4 porciones
  • 1/2 taza de queso ricotta
  • 2 cucharadas leche
  • 1/3 taza de queso parmesano rallado, y un poco más para decorar
  • 1 huevo batido
  • 3 dientes de ajo, picados
  • 2 cucharaditas de semillas de hinojo
  • 2 cucharaditas de orégano seco
  • 1/2 cucharaditas de hojuelas de chile rojo seco
  • 1/2 cucharaditas de pimienta recién molida
  • 1/2 cucharadita de sal de mar o sal ahumada
  • 1/3 taza de cebolla roja picada
  • 1/4 taza de perejil liso picado
  • 2 rebanadas de pan integral, sin las orillas
  • 1/2 kilo de carne molida de pavo
  • pasta pluma unos 100 gr por porción
Para la salsa de tomate:
  • 1 lata 800 grs. de tomates pelados y cocidos
  • 1/4 taza de vino tinto para cocinar
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal, derretidas
  • 1/2 cucharadita de sal
  • albahaca fresca y perejil para decorar
Servings
Ingredients
para 4 porciones
  • 1/2 taza de queso ricotta
  • 2 cucharadas leche
  • 1/3 taza de queso parmesano rallado, y un poco más para decorar
  • 1 huevo batido
  • 3 dientes de ajo, picados
  • 2 cucharaditas de semillas de hinojo
  • 2 cucharaditas de orégano seco
  • 1/2 cucharaditas de hojuelas de chile rojo seco
  • 1/2 cucharaditas de pimienta recién molida
  • 1/2 cucharadita de sal de mar o sal ahumada
  • 1/3 taza de cebolla roja picada
  • 1/4 taza de perejil liso picado
  • 2 rebanadas de pan integral, sin las orillas
  • 1/2 kilo de carne molida de pavo
  • pasta pluma unos 100 gr por porción
Para la salsa de tomate:
  • 1 lata 800 grs. de tomates pelados y cocidos
  • 1/4 taza de vino tinto para cocinar
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal, derretidas
  • 1/2 cucharadita de sal
  • albahaca fresca y perejil para decorar
Instructions
  1. En un bowl grande mezcla el queso ricotta, la leche, el parmesano, el huevo batido y el ajo. Mezcla bien con un tenedor.
  2. Coloca en una tabla para picar las semilla de hinojo, el orégano, las hojuelas de chile (si usas) y la sal. Haz una "montañita" con estos ingredientes y pícalos ligeramente (no tiene que quedar finito) con el fin de que las semillas de hinojo queden troceadas y liberen su aroma. Agrega esta mezcla al bowl de ricotta, y añade la pimienta, la cebolla y el perejil. Mezcla con el tenedor hasta combinar los ingredientes.
  3. Con las manos, trocea el pan en pequeños pedazos y agrégalos al bowl de ricotta para que se humedezcan. Deja que repose la mezcla unos 10 minutos hasta que el pan se humedezca completamente, y después utiliza un tenedor para desbaratar los trozos de pan.
  4. Añade la carne al bowl y mezcla ligeramente (con las manos es mejor) hasta que la carne se integre con lo anterior, sin mezclar demasiado, sólo lo necesario. Cubre el bowl con un plástico film y refrigera por al menos 30 minutos (o toda la noche, si vas a cocinarlas al día siguiente).
  5. Precalienta el horno a 200 ºC (400 ºF u horno medio alto), y engrasa una charola para hornear* con aceite de oliva o de cocinar.
  6. Haz bolitas de carne medianas (del tamaño de la palma de tu mano, o menos...) y colócalas en la charola engrasada, dejando unos 2.5 cm de espacio entre cada una. Hornea las albóndigas por unos 15 minutos o hasta que empiecen a dorarse por fuera.
  7. Mientras, prepara la salsa: coloca la lata de tomates en un bowl y muélelos con tus manos para que queden algunos trozos (o si de plano prefieres usar la licuadora, haz un molido muy ligero, para que tengas una salsa con textura - por eso no usamos puré en esta receta). Después añade el vino (puedes no usarlo, si lo prefieres), la mantequilla derretida y la sal.
  8. Saca las albóndigas del horno, baja la temperatura a 160 C (325 F u horno bajo) y baña las albóndigas con la salsa de tomate. Cubre la charola con papel aluminio y regrésala al horno por unos 20 o 25 minutos hasta que la carne se cocine por completo.
  9. Mientras, hierve agua y cuece la pasta pluma al dente y tenla lista para servir las albóndigas al mismo tiempo.
  10. Sirve el plato: primero pasta, encima las albóndigas con bastante salsa y decora con queso parmesano rallado, perejil y albahaca frescas.
Recipe Notes
  • *Si horneas las albóndigas en una charola como de galletas, considera terminar de cocinarlas en el horno, con la salsa, en un molde o refractario más alto (un refractario o un platón de cerámica). Esto, para que la salsa no se te desparrame... También puedes dorar las albóndigas en el horno y terminarlas de cocer con la salsa en la estufa, en una cacerola tipo Le Creuset (cacerolas de hierro colado que soportan el calor por mucho tiempo y no se queman ni pegan al fondo). La tapa pesada de este tipo de cacerolas permite que se mantenga el calor y no se escape la humedad de la receta. También puedes usar una cacerola de acero inoxidable de fondo grueso y con tapa. Cocina las albóndigas tapadas y a fuego medio bajo.
  • Si de plano no quieres usar el horno, dora las albóndigas en una sartén primero o en la cacerola donde vas a terminar de cocinarlas con la salsa. Sin embargo, déjame decirte que hechas en el horno queda la salsa como más espesa y jugosas, y usas menos aceite para freír las albóndigas...
  • Puedes preparar la mezcla de carne desde la noche anterior y dejarla lista en el refri, tapada con plástico film, para ganar tiempo y cocinarlas al día siguiente.
  • Las albóndigas más pequeñas les encantan a los niños, para ellos es más fácil comerlas o partirlas. Haz bolitas de 3 o 4 cm para ellos.
  • Si no tienes o no quieres usar latas de tomate para la salsa, sustituye por unos 5 jitomates saladet cocidos ligeramente y sin piel.
  • Puedes servir las albóndigas con la pura salsa, si no quieres comerlas con pasta, y acompañarlas con puré de papa o ensalada.
  • Si así lo deseas, sustituye la pasta pluma por espagueti.

 

turkety meatballs2

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Tambien te pueden interesar...