B'
Reflexiones cotidianasMaternidad
¡Qué rápido crecen!

Hoy mi niña cumple 9 meses, ¡sí, nueve! Cada vez que veo fotos de mis hijos me sorprendo de lo rápido que están creciendo. “Disfrútalos porque crecen de volada”, es lo que te dice todo el mundo cuando te ven cara de agobio o de desvelada… Y es cierto, los niños crecen tan rápido que no te das cuenta en qué momento empezaron a decir nuevas palabras, a caminar, a agarrar las cosas con las dos manos, o a escalar el juego más alto del parque…

kids

 

Justo ayer fuimos al parque, y Vic y yo veíamos con gran admiración cómo Bernardo escalaba los juegos y se subía a los toboganes más altos sin problema para él… ¡ni para nosotros! Ya no nos da miedo que lo haga (bueno, confieso que a mí sí me sigue dando nervio todavía…). Cuando era pequeño, en ese mismo parque, nos daba horror que Bernardo se subiera a esos mismos juegos que hoy domina cual si fuera el patio de su casa. “¿Te acuerdas cómo nos preocupaba que brincara en estos bancos rojos?”, me decía Vic, mientras veíamos a Bernardo corriendo sobre los dichosos bancos. Y así estará Eugenia al rato, pensaba yo, mientras la veía en su carriola viendo todo a su alrededor.

 

parque3

 

Sé que Eugenia es la última. No planeamos tener más hijos (me encantaría… pero los años pesan y la vida está muy cara…). Saber que es la última bebé en casa me aliviana en los días difíciles, como ahora que Eugenia aún no duerme “de corrido” y nos seguimos levantando un par de veces por las noches. Ya sea porque está rozada, o porque algo de lo que comió le cayó mal y tiene gases, o está estreñida, o le molestan los dientes… ¡a esta edad siempre hay algo! Pero por otro lado, saber que Eugenia es la última me hace querer disfrutar cada segundo, porque veo a Bernardo tan grande que a veces quisiera detener el tiempo para que no se vayan tan rápido de mis brazos.

Así que aunque haya días en los que sí quiero que las horas se pasen de volada para ya irme a la cama, la verdad es que quiero seguir disfrutando los momentitos “mágicos” y cotidianos porque, como dicen todos –y lo digo también ahora–: los niños crecen rápido.

 

 

 

 

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Tambien te pueden interesar...