B'
Shopping
Pottery Barn Kids, ¡me fascina!

Pottery Barn Kids

Hace casi un año que llegó Pottery Barn Kids a México, cosa que me hizo muy feliz. Amo esta tienda y amo que esté en México porque cuando viajaba a Estados Unidos me daba mucho coraje no poder traerme en la maleta todo lo que quería comprar ahí. Lo malo es que ahora que están aquí son una gran tentación… ¡yo quiero todo! Me encanta porque igual venden libros o cubiertos lindos para tus niños, que muebles, tapetes y juegos de cama hermosísimos y de muy buena calidad. También es una gran opción para asomarte si tienes que hacer un regalo: hay cosas pequeñas y lindos detalles que cualquier otra mamá seguro te agradecerá.

 

pbk2

 

Pottery Barn Kids

Eugenia me acompañó hace un año a conocer la primera tienda Pottery Barn Kids en México, y recuerdo que mis caras de emoción la tenían muy sorprendida…

 

Como saben, muy pronto vamos a mudarnos de casa y no dejo de pensar en cómo será la decoración del cuarto de Eugenia, quien hasta ahora duerme en nuestra recámara, como ya les platiqué aquí. Ya tengo varias ideas, de Pinterest y de revistas de decoración que me entusiasman, y ahora que he visto la nueva colección de Pottery Barn Kids estoy fascinada porque tienen muchas cositas para lograr el mood que quiero.

 

f13sp59_mainkids1_bh_051

Los colores neutros, como el gris, son perfectos para el cuarto del bebé, sin importar si es niño o niña.

 

Déjenme confesarles que cuando sólo teníamos a Bernardo, yo juraba que lo de niñas era super cursi y me daba mucha flojera. De hecho, mientras esperábamos a Bernardo, y sin saber cuál sería su sexo hasta que naciera, decidí decorar su cuarto en tonos amarillos y verdes claros para que fuera algo muy neutro, por si era niña. Insisto: me “chocaba” el rosa, y estaba convencida (y lo sigo pensando) de que también a las niñas les van bien otros colores además del rosita o el lilita… En aquel entonces (hace ya 6 años), compré en Pottery Barn Kids, en Estados Unidos, el juego de cuna azul con verde de elefantes que aún tenemos, y que hoy comparte Eugenia. Sin embargo, mi instinto no me falló, y el cuarto quedó perfecto para mi niño.

 

cuarto-ber

Así lucía el “cuarto del bebé”, cuando no sabíamos aún que esperábamos a Bernardo… Y en la cuna, el juego de Pottery Barn Kids que compré en aquel entonces.

Pero resulta que apenas me embaracé de Eugenia, el rosa comenzó a entusiasmarme. Al igual que en el primer embarazo, quisimos esperar al día del parto para saber el sexo del bebé. Y es curioso que el rosa me atraía muchísimo, aunque yo decía de dientes para afuera que me daba igual si era niño o niña. Supongo que no quería sentir ningún “desencanto”, y ya estaba muy feliz con mi niño así que otro varón tenía que hacerme feliz… Pero la intuición materna es mucho más fuerte que tus propios pensamientos, y muy dentro de mí presentía que sería mamá de una niña (y eso me hacía muy feliz). Bueno, pues he de decirles que desde que nació Eugenia no puedo de la emoción con lo rosa, ¡me fascina! y creo que volví a ser niña yo también. Me encanta todo lo que hay para ellas, ¡en especial lo rosa!! Por supuesto, el lila, verde pistache, amarillo y otros colores neutros son igualmente encantadores, pero como dirían los españoles, “me decanto” por el rosa quizá porque ya he tenido suficiente con 6 años de dinosaurios, carros y camiones de basura…

En Pottery Barn Kids las opciones de decoración para niñas (y niños) son simplemente encantadoras. Y ya sea que te guste lo muy rosa o que prefieras una decoración más “neutra” para tu niña, encontrarás alternativas lindísimas en una amplia gama de colores.

 

36 - Girl Linen Nursery

Esta decoración para niña bien puede cambiarse para niño modificando los pequeños detalles rosas por azules o amarillos. El gris le da el toque de elegancia a la habitación, y es muy neutral.

 

Por lo pronto, y en lo que Eugenia tiene su propio cuarto, ya duerme en las sabanitas de algodón 100% orgánico que le compré hace unos meses en Pottery Barn Kids. Las alternamos con las de elefantes de las que ya les conté, que aunque tienen sus 6 años siguen en tan buenas condiciones como cuando lo compramos. En verdad te recomiendo que pruebes la ropa de cama de esta marca: es muy buena, el algodón muy suave y de gran calidad.

 

Como ves, lo de niñas no tiene que ser de princesas o súper rosa, si no es lo que buscas. En Pottery Barn Kids encuentras opciones más sencillas y súper femeninas para las niñas.

 

pbk1

 

Y además del juego de cuna de elefantes que heredó de su hermano, Eugenia también usa sus toallas de baño de bebé y que están en perfectas condiciones, lo mismo que los cubiertos, platos y vasos, todo de Pottery Barn Kids.

pbk2

 

Así que créeme, no se trata sólo de estética: las cosas de esta marca están bien hechas. Valen lo que cuestan. Por lo que si andas pensando en redecorar el cuarto de tus hijos, si viene un bebé en camino o quieres hacer un regalo muy especial, date una vuelta por aquí. ¡Apuesto lo que sea a que sales con una que otra cosa también para ti!

 

Besos,

Crédito de fotos: Todas, excepto la 2, 3 y cuarto de Bernardo, cortesía de Pottery Barn Kids.

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Tambien te pueden interesar...
Instagram