B'
SimplicityActitud
Los últimos días del verano

 

Septiembre es la rentrée francesa, la vuelta a las actividades, la reanudación de la vida cotidiana tal como la conocemos… más tráfico, menos sol, bajan las temperaturas y empezamos a encontrar otros alimentos en el mercado. La vuelta a las actividades ordinarias con el fin del verano es muy marcada en los países europeos porque allá hasta las oficinas de gobierno cierran o disminuyen su actividad durante el verano. Aunque en México no sea tan marcado como en Europa, aquí también se siente que volvemos a la vida “normal” cuando empieza septiembre (si bien los calendarios escolares se recorren cada vez más y muchas escuelas y universidades empezaron ya hace varias semanas…). Lo que es un hecho es que con la llegada de septiembre se anuncia el final de una temporada… y el inicio de otra.

 

ultver2-1024x682

 

En los mercados el cambio de estación ya se está notando: ayer pagué muchísimo por un mango, una de las frutas favoritas de Bernardo, y ya hay más variedades de manzanas, empiezan las guayabas, se van las piñas más dulces… Aunque gracias a las importaciones y los grandes refrigeradores es fácil conseguir prácticamente cualquier fruta y verdura durante todo el año, los nutriólogos –y también los ecologistas– sugieren consumir alimentos de temporada pues están “en su punto” en cuanto a sabor y propiedades nutritivas, y porque consumir lo que se produce localmente evita el traslado de alimentos a grandes distancias, lo que se traduce en menores costos y emisiones de gases contaminantes.

 

Acostumbrarse a cocinar según la temporada no es sencillo y parece poco atractivo o necesario (yo nunca lo he hecho), mucho menos en un país como México en donde casi todo el año tenemos prácticamente todo y a buenos precios. En los países más al norte o al sur del hemisferio, en cambio, sí se resienten las estaciones: por eso, el otoño es sinónimo de pays en los países nórdicos… ¡y aquí vamos a hacer muchos los próximos meses!

 

Pero, aunque oficialmente se acabó la época vacacional y sintamos que el verano ya se fue, en realidad nos quedan muchos días para el equinoccio de otoño (22 de septiembre), que traerá consigo el cambio de estación y la llegada del otoño en los países al norte del ecuador (y de la primavera en los que están más al sur). Aún nos queda verano.

No olvidemos que los cambios de estación no son repentinos, no se dan de un día para otro.

 

flores-1024x682

 

La rotación y traslación de la Tierra producen un cambio gradual que acontece con el transcurrir de los días, semanas y meses. Osea: el cambio es paulatino y no tenemos que despedirnos del verano abruptamente, nos podemos ir “haciendo a la idea”, prepararnos mentalmente para pasar a una estación quizá menos soleada pero que también tiene sus propias “bondades”.

Para algunas de las personas con las que he platicado, el otoño no tiene mucho “chiste”, incluso hay quienes se deprimen y se sienten más solos en esta época (porque los días se hacen más cortos y empieza a anunciarse el invierno, la Navidad y todo eso que a muchos entristece)… Pareciera que, por sí mismos, septiembre, octubre y noviembre no tienen su propio atractivo pero, ¿has descubierto las maravillas del otoño, sus peculiaridades? ¿Por qué se percibe un ambiente especial en otoño? ¿Cuál es el mood otoñal? Los árboles se pintarán de ocres, naranjas y castaños (menos que en Canadá, cierto, pero sucederán sutilmente esos cambios); la temperatura nos hará sacar suéteres y abrigos ligeros; las frutas y verduras del mercado nos traerán nuevos sabores… el otoño sí tiene su propio espíritu – incluso en el D.F.– y el mood otoñal llegará a nosotros tarde o temprano.

 

En la cocina, tratar de adecuarse a la temporada puede ser divertido, todo un reto, y hasta resultar mucho más económico… habrá que intentarlo. Y en cuanto al ánimo, hacer consciente la transición del verano al otoño seguro sería provechoso, pues no sólo habrá que cambiar el guardarropa (yo hoy ya me puse mis pantalones de pana porque en septiembre ya “se vale” usarlos, ¿no?…), también los ánimos, lo que se traduce en otra actitud. Adaptarnos a esta nueva temporada puede ser toda una aventura personal. Mientras, disfrutemos los últimos días del verano…

 

playa-1024x768

 

 

Reader Interactions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Tambien te pueden interesar...